Paseo en Avioneta por el Gran Cañon

El Primer Avión en el Gran Cañón

Se le decía al comandante de la real fuerza aérea Británica que aterrizar en el cañón sería en extremo difícil por la orografía del lugar. Se pronosticaba que en muchos años por venir nadie intentaría siquiera introducir un aeroplano.

Hoy día es sencillo volar en helicóptero en el Gran Cañón, pero en ese entonces, volar entre las montañas, los riscos, árboles y cañones era imposible. En esos tiempos, cualquier cambio en el viento afectaba el vuelo de las frágiles avionetas, con las diversas corrientes internas, que suben, bajan repentinamente en un lugar como el cañón, volar dentro era un suicidio.

 

Helicóptero en el Gran Cañón: El desafío

 

Thomas no se resignó a lo que la gente decía, llevó su avioneta diseñada especialmente por él y se lanzó hacia abajo, sintiendo las corrientes de aire, fue sacudido con fuerza y regresó a la cima de la meseta, aterrizando a pocos metros del precipicio. Entonces descendió en burros por el sendero de Bright Angel, buscando alguna zona en la que pudiese realizar el aterrizaje. Después de varios días de búsqueda, encontró un tramo que podría servirle.

Una vez con la zona de aterrizaje establecida, salió de Williams para alcanzar una buena altitud. Su estrategia fue no utilizar el motor, planear hasta la zona de aterrizaje, lo que requeriría de bastante espacio por si cualquier cosa salía mal. Se había reunido una pequeña multitud para ver su hazaña, pasó frente a ellos dando un círculo para mostrar el balance perfecto de su aeronave.

El avión se sacudió con las fuertes corrientes y durante algunos instantes parecía que caería a las rocas que le esperaban en el fondo. Le estaba costando trabajo controlar su avioneta y aún le faltaban unos mil pies para descender, la nariz del avión se clavó hacia abajo y tomó gran velocidad.

Fue es en ese momento que enciende el motor y con la adicional fuerza logra enderezarse y para reducir la velocidad, comienza a dar pequeños círculos en descenso hasta llegar con gentileza a su área de aterrizaje. Era 8 de Agosto de 1922, el primer- y único avión que aterrizo en la planicie del cañón.

 

El despegue

 

Una vez en tierra, recibió un fuerte viento que arrastró al avión y le rompió una parte de la cola. Thomas la reparó con lo que tenía a la mano, un alambre y un resorte de automóvil. Encendió el motor y aceleró, dirigiéndose a toda velocidad a un precipicio, el avión fue sacudido con duros vientos que lo hicieron virar 60 grados.

Se posicionó frente al viento y con pequeños círculos comenzó a ascender, cada vuelta aumentaba su velocidad y hacía los círculos más grandes hasta que logró salir de allí. Hoy día se puede entrar en helicóptero en el Gran Cañón con relativa facilidad, pero nunca nadie más volvió a intentar introducir un avión dentro del Cañón, por temor a sucumbir ante sus fuertes vientos, por ello el comandante Tomas se ganó un sitio especial en la historia, como el único hombre que ha logrado aterrizar y despegar en avión del Cañón.

Lo más visto

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

 
 
 
 

Nuestro Blog del Gran Cañon

 
Una Aventura Inolvidable en Helicóptero

El Gran Cañón, una de las maravillas naturales más impresionantes del mundo, es un lugar que merece ser experimentado desde... Ver artículo

Leer Más
Tour al Cañón del Antílope desde Las Vegas

En el vasto paisaje del suroeste de Estados Unidos, hay pocos destinos tan impresionantes como el Cañón del Antílope. Ubicado... Ver artículo

Leer Más
¡La Emoción del Valle del Fuego en Las Vegas!

¿Estás buscando una aventura que escape de las luces brillantes y el bullicio de Las Vegas? ¡Entonces el Valle del... Ver artículo

Leer Más