Las Vegas al Gran Cañón

La Aventura de Las Vegas al Gran Cañón

Todos estaban emocionados, iríamos de Las Vegas al Gran Cañón. Luisa, Esteban, Jaime, Jorge, yo y los tres pequeños sumábamos ocho personas. ¿Qué podríamos hacer para llegar a nuestro destino? Cuando uno viaja, desea estar cómodo y despreocupado, manejar durante cinco horas no es mi idea de una vacación. Yo quería mirar por la ventana y observar el desierto hasta que legáramos al Gran Cañón.

Desde niño había escuchado historias de mi padre. Él había visitado una vez en los años setenta. Aunque solo había sido un viaje, la historia la narraba continuamente, sobre todo porque a su hermano Roy se le había subido una ardilla a la cabeza y le había rasguñado la oreja derecha.

Al parecer, Roy no había hecho caso de los innumerables carteles a advertencias de no acercarse a los animales, él incluso le había dado unos cacahuates al animalito, nuevamente desoyendo los avisos en tal respecto. Cuando la ardilla quiso más, no se esperó a que le ofrecieran, saltó al brazo de mi tío y de allí le recorrió el brazo hasta llegar la cabeza y con sus patitas le rasguñó la oreja para finalmente saltar al árbol más próximo y no ser vista más. Mi padre reía mucho del incidente, aunque cada año le agregaba nuevos detalles, al punto que ya no sabíamos si la historia era cierta o no. Platicaba cómo había ido desde Las Vegas al Gran Cañón, de los lugares que había escalado, de lo bello del lugar y los inolvidables atardeceres.

Me emocionaba, ahora me tocaba a mí realizar el inolvidable recorrido que comenzaba en Las Vegas y finalizaba en el Gran Cañón. Yo también iría con mis hermanos lo que lo hacía un viaje muy especial. Luisa y Esteban llevaban a sus hijos pequeños, por lo que tomaríamos muchas fotografías para que lo recordaran. Cuando uno crece, la familia, como se decía en mi México, “se desgrana”, cada uno toma por su lado y las reuniones cada vez son más esporádicas. Nos había tomado meses organizar los horarios de trabajo, de las escuelas y tiempos personales para poder finalmente coincidir en Las Vegas. Cuando llegamos, todos sabíamos que el viaje al Gran Cañón era una visita obligada, con entusiasmo preparamos el tour que nos conduciría a nuestras propias aventuras. Mi padre estoy seguro hubiera realizado otro viaje de Las Vegas al Gran Cañón en cuanto se lo hubiéramos dicho, pero ello ya no es posible, él se ha ido y junto con él, ya solo en nuestro recuerdo existe la historia del tío Roy y la descabellada ardilla.

El viaje nos dará nuestra propia historia, la cuál de la misma forma se la platicaremos a nuestros hijos, cada uno en donde nos lleve la vida, puede que sea cerca, puede que sea muy lejos pero se las narraremos fielmente para que pasados los años, los primos se reúnan y realicen el recorrido de Las Vegas al Gran Cañón y hacer de ello una tradición familiar.

Lo más visto

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

 
 
 
 

Nuestro Blog del Gran Cañon

 
Vuela en Avioneta por el Gran Cañón

Viajar a las Vegas es realmente impresionante e inolvidable, en esta ciudad puedes hospedarte en hoteles de lujo. degustar recetas... Ver artículo

Leer Más
¿Cuántas Personas Visitan el Gran Cañón?

Las Vegas es una de las ciudades más emblemáticas de Estados Unidos debido a que cuenta con una variedad de... Ver artículo

Leer Más
¿Cuánto Cuesta Casarse en Las Vegas?

Seguramente has visto muchas películas y series sobre gente casándose en Las Vegas, todos las hemos visto. Esta ciudad es... Ver artículo

Leer Más